Diatermia por radiofrecuencia (revisión)

Diatermia sakoneko aplikazioa. Irudia: Gara.

Justificación

Durante los últimos meses me ha dado por investigar la diatermia por radiofrecuencia, terapia física muy de moda hoy en día. Me ha llamado la atención por varias razones. Para empezar, hace más de 10 años que venia oyendo rumores sobre esta “misteriosa terapia”, conocida por el nombre de una de sus marcas comerciales, que me tenía intrigado (curiosidad profesional) porque no conseguía averiguar en qué se basaba. Es decir: encontraba información (más bien propaganda) sobre sus magníficos efectos fisiológicos, pero cuando intentaba informarme sobre cuáles eran los principios en los que se basaba, todo eran ambigüedades y evasivas. Así que abandoné las pesquisas, ya que en mi trabajo primo la seriedad y la claridad, y acostumbro a desconfiar de las propuestas-milagro, sobre todo si van acompañadas del halo de misterio característico de la charlatanería médica.

Durante los últimos 4 o 5 años, sin embargo, he observado una llamativa proliferación de los equipos de diatermia por radiofrecuencia (ya por su nombre técnico), coincidiendo con la aparición de equipos más baratos, hasta el punto de que rara es ya la localidad donde no encontremos algún centro de fisioterapia que oferte esta terapia.

Es así que, aprovechando la mayor disponibilidad de información existente en la actualidad, he reanudado mis averiguaciones, para dilucidar principalmente dos cosas:

a) Cuáles son los efectos terapéuticos de la diatermia por radiofrecuencia.

b) Qué diferencia existe entre los efectos de la radiofrecuencia, y los de las otras técnicas de diatermia existentes.

En esta búsqueda de información me han ayudado mucho los datos y comentarios aportados por mis colegas José María Acosta Hervás, Alberto Gracia Caballero y Mónica Jales, del grupo de Facebook llamado “Fisioterapeutas Autónomos-Asalariados y Clínicas Privadas por la Excelencia”, por lo que desde aquí les manifiesto mi agradecimiento.

Principios de la diatermia por radiofrecuencia

Para empezar, conviene que nos situemos en la materia. Para ello, me serviré del texto al que hace unos meses contribuí en Wikipedia, en un intento de separar propaganda de información, y aclarar de qué estamos hablando.

La diatermia por radiofrecuencia es una técnica de electroterapia que usa las ondas de radio como agente terapéutico. Se emiten mediante un generador de radiofrecuencia de onda larga dentro del espectro de las altas frecuencias (rango aproximado entre 0,5 MHz y 3MHz) transmitidas al cuerpo humano mediante accesorios de contacto móviles o fijos, y que regresa nuevamente al generador de R.F, buscando un conjunto de beneficios en el paciente.

Existen dos tipos de transferencias de energía: la acoplación capacitiva y la acoplación resistiva:

  • La modalidad capacitiva genera una resonancia superior en los tejidos con mayor presencia de agua del cuerpo humano. Es decir, reacciona específicamente sobre los tejidos blandos, como los músculos, el sistema vasculo-linfático, y demás estructuras con alta presencia acuosa. Los accesorios capacitivos están aislados, por lo que se genera un efecto de capacitancia que les da nombre.

  • La modalidad resistiva, en cambio, produce una resonancia sobre los tejidos carentes de agua. Y esto implica un tratamiento exclusivo sobre los tejidos de mayor densidad y resistencia, como son los huesos, los cartílagos, los grandes tendones, las aponeurosis, y demás estructuras sólidas del cuerpo. Los electrodos resistivos no están aislados. Son fácilmente reconocibles porque son metálicos.

Al transferir la energía en profundidad y no produciendo efectos colaterales en la superficie de la piel, el electrodo puede ser mantenido por un largo tiempo de forma estática sobre la lesión, permitiendo al tejido llegar a niveles tales de endotermia que son determinantes a los fines terapéuticos. Sobre todo, en el caso de patologías crónicas a evolución degenerativa y/o fibrótica. Por otra parte, el tejido cicatrizal fibroso que se forma como consecuencia de una lesión o daño biológico es típicamente viscoso e isquémico, sede de procesos metabólicos y nutricionales lentos.

Características y efectos de la diatermia por radiofrecuencia

Ya conocemos, pues, de qué estamos hablando. A continuación, listaré uno por uno los efectos terapéuticos que se atribuyen a este tipo de diatermia, con una pequeña discusión sobre cada uno de ellos.

Efectos termofisiológicos en la piel

El efecto térmico es el más evidente, y que define la técnica en sí (dia = a través, termia = calor, transmisión de calor a través del cuerpo). Existe un estudio comparativo de radiofrecuencia contra onda corta (pulsada), donde la RF consiguió un aumento más acusado que la OC en cuanto a la temperatura, flujo sanguíneo y velocidad de conducción nerviosa en la piel del muslo. (KUMARAN y WATSON, 2018).

Hay bastantes estudios sobre el estímulo de la síntesis de colágeno y elastina, aunque no muy consistentes (RODRIGUES DE ARAÚJO et al, 2015, ver conclusiones). Sin embargo, de nuevo, no he encontrado ensayos que comparen la neocolagenogénesis y neoelastinogénesis de las diferentes formas de diatermia entre sí. Así, que, aun dando por bueno el efecto de la radiofrecuencia en este sentido, no podemos concluir que en este aspecto sea más efectiva que en OC/MO.

Optimización de la tixotropía

Se me ha argumentado que este efecto fue estudiado por el fisioterapeuta Raúl Martínez, midiendo la elasticidad del tejido mediante sonoelastografía. en dos grupos de intervención: al primero de ellos se le habría practicado terapia manual y diatermia por radiofrecuencia, y al segundo solamente terapia manual. Los resultados mostraron que el primero de los grupos presentaba más hidratación de tejido , más elasticidad y que esos cambios perduraban más en el tiempo.

Ante esto, hay que decir que el cambio de viscosidad en los tejidos es un efecto clásico tanto del masaje como de la diatermia por microondas (KITCHEN y PARTRIDGE, 1991), por lo que no es raro que el Sr. Martínez lo haya podido obtener aplicando diatermia por radiofrecuencia (supongo que se trata de la comunicación que presentó en este congreso de 2011, aunque no he podido encontrar el texto en ningún lado). Si el ensayo ha sido planteado en estos términos (TM vs. TM + RF), su diseño no es válido para determinar si la RF produce más cambios tixotrópicos que las MO (para ello habría que haber comparado TM + RF vs. TM + MO).

Estimulación de la división y diferenciación celular

Se han identificado fenómenos celulares y moleculares relacionados con la diatermia por radiofrecuencia, y que indican que la reparación de tejidos inducida por la misma podría estimular la proliferación de las stem cells presentes en los tejidos lesionados (HERNÁNDEZ-BULE et al, 2014). No obstante, los cambios se han estudiado respecto al metabolismo base. Dado que este efecto también es común a otras técnicas de diatermia, mientras no se realicen estudios en los que se compare la radiofrecuencia con ellas, será imposible saber cuál es más efectiva.

Inhibir síntesis de grasa

Se ha demostrado que la estimulación subtermal mediante radiofrecuencia interfiere con la diferenciación adipogénica precoz de stem cells adiposas, señal de que el estímulo contribuye a modular los procesos que controlan la síntesis y movilización de grasa (HERNÁNDEZ-BULE et al, 2016). No obstante, una vez más, no se ha demostrado que la radiofrecuencia produzca este efecto en mayor grado que otras técnicas de diatermia.

Repolarización de las membranas celulares

Hay una polarización fisiológica en todas las células, y unos ciclos polarización/despolarización que pueden ser desencadenados por estimulación de las células vecinas (caso de las neuronas), o por estimulación eléctrica directa con cualquier técnica de electroterapia, p. ej diatermia por onda corta. En el caso de la diatermia por radiofrecuencia, se afirma que la membrana celular se hace permeable al paso de electricidad reactivando los canales proteicos y la bomba de Na-K, lo que constituye un rasgo diferencial respecto a la diatermia por onda corta o microondas; sin embargo, no se sabe cuán importante es este hecho porque faltan estudios que comparen estos efectos entre los diferentes tipos de diatermia.

Aumento de la permitividad celular

Se afirma que la diatermia por radiofrecuencia produce cambios en la permitividad celular cuando la corriente atraviesa la membrana celular. Este fenómeno ya fue descrito por Arsène D’Arsonval (1851-1940), y aunque existe bastante información sobre los fenómenos eléctricos que produce en las células (ELIZONDO, 2014) no sucede lo mismo con los efectos fisiológicos, cuyo conocimiento es bastante pobre en la actualidad. Son necesarios más estudios antes de sacar conclusiones.

Descenso del dolor por vías no opiáceas

Otro de los efectos comunes que se describen en todas las técnicas de termoterapia, y que con los datos que tenemos no puede afirmarse que la radiofrecuencia produzca en mayor medida que otras técnicas de diatermia.

Descenso del dolor por interferencia sobre los terminales sinápticos

Se afirma que éste es uno de los efectos diferenciales de esta terapia; pero yo no he encontrado datos objetivos ni estudios que lo avalen. Por otra parte, ése efecto de bloqueo es compartido con otro tipo de técnicas de electroterapia, por ejemplo las corrientes interferenciales de media frecuencia (PAGE et al, 2014).

Localización del efecto e integración de terapia manual

Me han explicado que en OC y MO el efecto se centra en tejidos ricos en agua, mientras que en RF el efecto se genera en torno a un condensador (o bien el electrodo capacitivo, o bien el tejido más impedante con el resistivo). Al parecer, esto se traduce en una mayor precisión de la RF para suministrar energía al tejido diana, dado que mediante ejercicios y movilizaciones podemos modificar la impedancia del tejido haciéndolo receptor de más energía y aumentando los efectos. Como es un campo donde yo me pierdo, me fío de mis informantes y convengo en que, si es así, esto sería efectivamente una característica diferencial ventajosa de la diatermia por RF.

Eliminación de las radiaciones electromagnéticas

De igual forma, mis informantes me dicen que si tenemos dos equipos de RF y OC en perfecto estado (dejamos de lado los casos de avería) , la OC emite a “toda la sala” , en cambio en la RF el campo electromagnético permanece dentro del cuerpo del paciente. Al parecer, por este motivo no hay inconveniente para realizar el tratamiento sobre camillas de metal, o en presencia de implantes metálicos. Aquí tampoco tengo conocimientos suficientes, por lo que doy por buena esta argumentación (aunque no cuenta para lo que tratamos de dilucidar, que son los efectos fisiológicos sobre el paciente).

Ajuste de la frecuencia de trabajo

En los equipos de diatermia por radiofrecuencia puede escogerse la frecuencia con la que trabajar, para conseguir los mejores resultados. Es esta una característica que otros equipos de diatermia también ofrecen, sintonizando la frecuencia automáticamente según la resistencia que ofrecen los tejidos por su contenido acuoso. Por lo que, para concluir algo, serían necesarios estudios que comparen dicho efecto entre las diferentes técnicas.

Reducción de las contraindicaciones

Hay que tener en cuenta que las listas de contraindicaciones suelen ser bastante subjetivas, y a menudo tienen más que ver con las prácticas CYA, tan en boga hoy en día, que con perjuicios reales (siendo el caso típico el del cáncer, que se lista en numerosas ocasiones como contraindicación, no porque se haya demostrado el efecto pernicioso de la terapia sobre el mismo, sino para evitar ser denunciados en caso de empeoramiento).

Dejando ésto de lado, solamente hemos podido identificar claramente una circunstancia por la cual la RF parece aventajar a otras técnicas diatérmicas: que, debido a que genera el efecto condensador en el material más impedante, puede ser utilizada en presencia de prótesis metálicas a cualquier temperatura, dado que el metal no se calienta más que el propio electrodo resistivo (al contrario que en otras técnicas, MO por ejemplo, donde el calentamiento principal se produce en los tejidos conductores, con lo que la temperatura del metal puede ascender mucho, y sólo se indica su uso con prótesis en modo atérmico).

Posibilidad de terapia activa durante las aplicaciónes

Los equipos de diatermia por radiofrecuencia permiten realizar terapia manual o ejercicios mientras el paciente está conectado. No obstante, esto no es una característica de la radiofrecuencia en sí, sino más bien del diseño del aparato. Por lo que no concierne al tema que estamos tratando de dilucidar.

Características y efectos diferenciales

Recapitulando, podemos ver que hay una serie de puntos en los que la radiofrecuencia es efectiva, pero no ha demostrado ser superior a otras técnicas de diatermia, a saber:

  • Estímulo de la neocolagenogénesis y neoelastinogénesis.

  • Optimización de la tixotropía.

  • Estimulación de la división y diferenciación celular.

  • Inhibición de la síntesis de grasa.

  • Repolarización de las membranas celulares.

  • Aumento de la permitividad celular.

  • Descenso del dolor por vías no opiáceas y por interferencia sobre los terminales sinápticos.

  • Ajuste de la frecuencia de trabajo.

Algunos otros puntos, en cambio, sí presentan diferencias de la radiofrecuencia sobre otros tipos de diatermia:

  • En cuanto a los efectos fisiológicos, produce un aumento más acusado (frente a OC) de la temperatura, flujo sanguíneo y velocidad de conducción nerviosa en la piel.

  • En cuanto a las características técnicas: el efecto es más localizado; puede simultanearse con terapia manual y ejercicios; puede ser usado a cualquier temperatura en presencia de prótesis metálicas; y elimina la radiación electromagnética circundante.

Conclusiones

Tras la recapitulación, queda claro que:

  • La diatermia por radiofrecuencia tiene inequívocos efectos terapéuticos, avalados por evidencia de calidad, y es por tanto una herramienta válida en la consulta de fisioterapia.

  • La mayoría de los efectos que produce son comunes con otras técnicas de diatermia.

  • En cuanto a los efectos fisiológicos, la única diferencia de la diatermia por radiofrecuencia reside en que consigue una mayor intensidad de la estimulación térmica en la piel.

  • Existen otras diferencias a favor de la radiofrecuencia; pero no son propiamente fisiológicas, sino prácticas (precisión de la aplicación, posibilidad de simultanearla con terapia manual o ejercicios, y posiblidad de uso en presencia de prótesis metálicas).

Visto lo cual, considero que las ventajas de la diatermia por radiofrecuencia no me resultan motivo suficiente para hacer una inversión tan importante. Aunque estoy dispuesto a cambiar de opinión si más adelante se aporta evidencia sobre una mayor efectividad fisiológica.

En su día yo deseché el uso de las microondas en la consulta, no porque no fueran efectivas, sino porque uno no puede tocar todos los palos, y yo escogí centrarme en la terapia manual. ¿Y si quisiera invertir 15.000 euros? Sin duda, tiraría a formarme en kinesiterapia y ejercicio terapéutico activo, reformaría la consulta para ello (más colchoneta y menos camilla) y, desde luego, no priorizaría la adquisición de aparatos (diatermia u otros) aunque éstos me permitan estar con más pacientes al mismo tiempo.

Dicho esto, no veo inconveniente en que los compañeros que deseen hacer esta inversión la hagan; a mí también me interesa tener alrededor compañeros que hagan otros tipos de tratamiento, para poderles derivarles pacientes en caso necesario. Pero, no puedo menos de recomendarles que se anden con ojo: entre los equipos de radiofrecuencia existen bastantes diferencias, la más sustancial que muchos de ellos no cumplen la normativa sobre certificación sanitaria, tanto del equipo como de las sondas / dispositivos intracavitarios, con lo que deberían quedar descartados por cualquier terapeuta responsable (lo mismo diría de la utilización del cuerpo del terapeuta como agente transmisor, una verdadera temeridad a mi juicio).

Estaré encantado de recibir comentarios, aportaciones, información suplementaria o rectificaciones. ¡No se olviden de respaldarlas con los estudios correspondientes! (el argumento de “pues a mí me funciona de maravilla” no me vale…).

Bibliografía

  • ELIZONDO, Ángel Eduardo. 2014. Modelos eléctricos aproximados de tejido humano para análisis de respuesta ante influencia de ondas electro-magnéticas a distintas frecuencias. Ciencia y Tecnología 14:49-62. https://www.palermo.edu/ingenieria/pdf2014/14/CyT_14_03.pdf

  • HERNÁNDEZ-BULE, María Luisa. MARTÍNEZ-BOTAS, Javier. TRILLO, María Ángeles. PAÍNO, Carlos L. ÚBEDA, Alejandro. 2016. Antiadipogenic effects of subthermal electric stimulation at 448 kHz on differentiating human mesenchymal stem cells. Molecular Medicine Reports, 21 de marzo de 2016, pp:3895-3903. https://www.spandidos-publications.com/mmr/13/5/3895

  • HERNÁNDEZ-BULE, María Luisa. PAÍNO, Carlos Luis. TRILLO, María Ángeles. ÚBEDA, Alejandro. 2014. Electric Stimulation at 448 kHz Promotes Proliferation of Human Mesenchymal Stem Cells. Cellular Physiology and Biochemistry 34:1741-1755. https://www.karger.com/Article/Pdf/366375

  • KITCHEN, Sheila S. PARTRIDGE, Cecily J. 1991. A Review of Microwave Diathermy. Pysiotherapy 77(9):647–652. https://www.physiotherapyjournal.com/article/S0031-9406(10)60401-4/abstract

  • KUMARAN, B. WATSON, T. 2018. Skin thermophysiological effects of 448 kHz capacitive resistive monopolar radiofrequency in healthy adults: A randomised crossover study and comparison with pulsed shortwave therapy. Electromagn Biol Med 37(1):1-12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29308927

  • PAGE, Matthew J. GREEN, Sally. KRAMER, Sharon. JOHNSTON, Renea V. McBAIN, Brodwen. BUCHBINDER, Rachelle. 2014. Electrotherapy modalities for adhesive capsulitis (frozen shoulder). Cochrane Database of Systematic Reviews 2014, Issue 10. Art. No.: CD011324. DOI: 10.1002/14651858.CD011324. https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD011324/full

  • RODRIGUES DE ARAÚJO, Angélica. PINHEIRO CAMPOS SOARES, Viviane. SOUZA DA SILVA, Fernanda. DA SILVA MOREIRA, Tatiane. 2015. Radiofrequency for the treatment of skin laxity: mith or truth. An Bras Dermatol 90(5):707–721. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4631236/

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*